Formación, arma para ser competente y competitivo

 

La formación es uno de los pilares fundamentales que tienen las empresas para crecer desde dentro. Mejorar el capital humano es la esencia del crecimiento como organización.

Invertir en formación es invertir en personas

Invertir en personas es una apuesta rentable que repercute de forma directa e inmediata en los resultados. Sobre todo en empresas con departamentos que permitan la posibilidad de promocionar y con empleados capaces de aprovechar las oportunidades que la empresa les otorgue en cuanto a formación especifica, cursos generales, máster, etc… o con la responsabilidad de formarse de forma independiente con la intención de mejorar currículo y aptitudes. La preocupación por mejorar y buscar puestos mejores es una muestra clara del compromiso profesional de un trabajador.

Estamos en un momento en el cual acceder a formación es relativamente sencillo. Quizá lo más difícil sea seleccionar qué clase de formación es la más adecuada para nuestros objetivos. Pero bien sea como empleado o de forma autogestionada, el futuro profesional puede deparar más éxitos mejorando conocimientos y procesos.

Me remito a un dato de Global MBA “Disponer de formación superior en management es algo fundamental. Según un estudio publicado por el Executive MBA Council, el salario medio de los participantes en un MBA aumenta un 11,4 por ciento desde el principio hasta el final del sus programas”

Pero ¿Y si tenemos una empresa pequeñita? Si somos una pyme o micropyme…

…También debemos mejorar a través de una formación continuada y accesible. Accesible en cuanto a horarios y al coste de la misma. Como he dicho podemos acceder a diferentes vías de formación y cursos. Debemos detectar los puntos de mejora en los cuales queremos esforzarnos para paliar la debilidad personal que deriva en una carencia en la empresa o negocio y autogestionar los contenidos, cursos y formaciones para mejorar lo más posible. Aún sin recursos económicos es posible.

formacion competitividad

Autogestionar nuestra formación

Cursos online, a través de asociaciones profesionales, cámaras de comercio y otras entidades están a disposición de los pequeños empresarios y sus trabajadores. Es una responsabilidad del empresario, tenga el número de empleados que tenga, poder informar, facilitar el acceso y promover la formación, en busca de un mejor equipo de trabajo.

Plataformas como twitter son muy útiles a la hora de gestionar información y conocer cursos de formación, y están al alcance de todos. Con lo que podemos aprender de forma continua cobre nuestros sectores o obre aspectos generales de la empresa con un aceptable nivel de calidad. Siempre con la consciencia de que no es necesario tener un título oficial para poder ejercer de forma correcta el desempeño de lo aprendido.

Ahorro de costes y mejora de procesos

También debemos tener en cuenta que la formación puede ser de gran ayuda a la hora de ahorrar en servicios contratados. En diferentes áreas de la pyme puede ser más rentable contratar formación para uno o varios trabajadores y que estos de forma interna realicen ciertas tareas con efectividad, que subcontratar el servicio como tal. En el caso de que esas tareas ya se hagan de forma interna, la formación puntal puede mejorar los procesos, la rentabilidad y la profesionalidad en la ejecución de los procesos.

En micropymes lo fundamental es saber ser resolutivo en cada puesto de trabajo, y no siempre serán necesarias certificaciones o diplomas para el desempeño de la labor, pero esto no exime de la necesidad de estar formado y reciclarse de forma constante.

Tanto con medios económicos como sin ellos. Si buscas una formación reglada y titulación, o solo paliar las carencias que has detectado. Si la empresa es grande y facilita formación o si eres trabajador o pequeño empresario y te cuesta más acceder al tiempo para aprender. No renuncies a seguir formándote porque corres el riesgo de quedarte atrás.

Siempre aprendiendo.

Santiago González @SantiGonFe

agente comercial. estrategias creativas y comunicación

hazte fan de la página de facebook de Palabraflexia

Logo-Santi-González-01

Anuncios

Motivación vs Incentivos

A más de uno le puede chocar que escriba cuestionando la implantación de incentivos económicos en las empresas, dado que soy agente comercial. Sin duda mi modelo negocio es comisionar en función de resultados, a más ventas más ingresos. Sencillo y honesto.

Pero conviene replantearse algunas ideas sobre si es beneficioso incentivar a los trabajadores…

Recompensas y castigos.

Pues va a ser que no señores. Las recompensas en el entorno laboral no son recomendables, al menos no siempre. Como nos expone Dan Pink, en una genial charla para TED que compartio más adelante y que apuntala todo este post, si la tarea es concreta y no requiere el desarrollo de la idea, una recompensa al finalizar la misma puede hacer que esta se realice más rápido (ej. construir un muro teniendo todos los materiales) pero si requiere de creatividad o desarrollo intelectual la presión de “jugarte” el premio o el castigo es, casi siempre, muy contraproducente y entorpece la resolución.

Horas extra.

Por suerte, cada vez está más extendida la tendencia de liberalizar horarios en muchos sectores. Debemos diferenciar unos trabajos de otros, una cadena de montaje necesita un trabajador un tiempo determinado para apretar un número determinado de tornillos. Pero en una gran parte de puestos de trabajo, cierta flexibilidad es muy saludable y directamente proporcional a la productividad y la calidad del trabajo.

Lo mismo pasa con las horas extra. No se trata de la cantidad de horas que pasamos en el trabajo, si no de las horas que de verdad trabajamos. Pagar horas extra puede ser una motivación para dejar trabajo para ese bonus time, otro factor que penaliza y mucho la rentabilidad global de tu negocio.

Si está demostrado que esto no funciona… Dan Pink se pregunta por qué muchas empresas siguen ancladas en estos modelos perjudiciales. El paradigma tiene que cambiar y nos da ejemplos de todo esto que os cuento…

Trabajador motivado.

Entonces partiendo de la base de que todos necesitamos un sueldo digno, y acorde e nuestro desempeño profesional ¿Qué nos motiva en nuestro trabajo para realizar de forma más eficiente nuestras tareas? Aludiendo de nuevo a Dan Pink, no hay nada más fuerte que nuestras motivaciones intrínsecas. Las económicas tales como incentivos y horas extra son ejemplos de motivaciones extrínsecas que solo funcionan en unas determinadas circunstancias y premisas. Sin embargo las que uno tiene por si mismo son el verdadero motor del ser humano, aquellas que te dan la pasión necesaria para conseguir tus objetivos.

Vuelvo a mi caso, porque seguiréis pensando que como comercial siempre está el factor económico como eje de todo, y no es cierto. Es fundamental la remuneración, pero mi motivación es mayor al plantear cada proceso de venta como un reto, la consecución de objetivos genera beneficios más allá de lo económico, asociado a ello hay un continuo día a día de superación personal y profesional.

Encuentra qué motiva a tus empleados y harán más por tu negocio. Quizá hasta lo hagan “su” negocio.

La pertenencia.

El cambio de paradigma hacia un trabajador motivado por su propia pasión, por formar parte de un todo mayor que él, pero en el cual se siente importante sí funciona, en el 100% de los casos. El sentimiento de pertenencia es fundamental en una sociedad como la nuestra, las marcas lo saben, y las empresas deben saber que sus empleados deben sentirlo también para que la productividad y los resultados lleguen de forma natural.

Encontrar la motivación es mucho más rentable que incentivarla. Lo externo, como la remuneración tiene que ser el resultado, no el objetivo.

¿A vosotros qué os mueve a trabajar en lo que hacéis? Espero vuestros comentarios.

Gracias por leerme y compartir.

Santiago González @SantiGonFe

agente comercial. estrategias creativas y comunicación

Logo-Santi-González-01

Gravitando por Valladolid… experiencias creativas empresariales

Este mismo lunes (03-02-2014) la empresa Gravedad Cero me dio la oportunidad de colaborar en unos de sus eventos, diferentes y creativos.

Esta vez el objetivo era crear una experiencia para un grupo empresarial que realiza esta semana una reunión nacional en nuestra ciudad. Personas de todas las partes de España, de diversos perfiles dentro de la organización, y con diferentes rangos de edad a los que les esperaban unos cuantos retos y alguna que otra sorpresa.

gravedad ceroCuando recibí el llamamiento de Javier para colaborar en el evento, miré agenda por aquello de la posible incompatibilidad con mi actividad comercial, y Albricias! acometer el encargo era posible… mi reacción fue tan veloz como positiva.

Llevo tiempo siguiendo el trabajo de Gravedad Cero, y siempre me ha apasionado la creatividad, y mucho más si la entremezclamos con el mundo empresarial – dado que para la creatividad artística no estoy dotado –

Pude vivir desde muy dentro la importancia de generar experiencias de cohesión, paralelas al trabajo diario, entre personal multidisciplinar de una compañía. Mediante una serie de pruebas en grupos, seis equipos recorrieron Valladolid, conociendo un poco mejor nuestra ciudad y realizando ejercicios de creatividad, todas y cada una de las pruebas exigía una dosis de creatividad y trabajo en equipo, siendo a la vez, un juego divertido y un reto que les otorgaba cada vez una pieza del puzzle que les conduciría hacia la sorpresa final.

Reconozco mi debilidad por la gran idea de hacer conocer Valladolid a todos estos visitantes eventuales, recordemos que han aterrizado aquí por exigencias laborales, y que el turismo que les ha tocad vivir ha sido un tour de correcalles y desafíos. Pero que sin duda les ha permitido conocer un poco más de nuestra historia y nuestra ciudad.

Como hilo conductor, los seis equipos buscaban conocer cual es la mejor tapa de nuestra gastronomía, y con ello les hemos dado alguna pista de que nuestra ciudad es un gran lugar para degustar sabrosas viandas y ricos caldos (pero creo que algunos eso ya lo sabían)

DIVERSIÓN Y TRABAJO EN EQUIPO

Pero… a parte de divertirnos… ¿Qué objetivos pdoemos alcanzar cone ste tipo de dinámicas empresarialmente hablando?

  • La mejora del ambiente laboral es evidente, la deslocalización de los equipos de trabajo de sus puestos y sus roles habituales genera una confianza mayor en el compañero, y hace mucho más natural y cercano el comportamiento diario.
  • Virtualizar un nuevo contexto de trabajo, en este caso una competición en grupos, desmonta la jerarquía empresarial, ecualizando a todos los individuos que tienen la misma importancia en el equipo y eso es muy beneficioso para desencorsetar las figuras dominantes, y derrumbar muros de comunicación.
  • Mejora el trabajo en grupo y la comunicación.
  • Se encuentran líderes, y toman la voz cantante, personas que quizá en su puesto tienen un perfil más subordinad y esto les hace crecer individualmente, y como colectivo.

Todos estos y más factores positivos sublimaron en la última prueba sorpresa a la que se enfrentaron los seis equipos. Gravedad Cero tenía preparado un colofón que dejó a más de uno con la boca abierta, por la sorpresa o por el batir de mandíbula que tuvo lugar en el concurso de tapas que puso a los equipos, delantal y gorro mediante, a cocinar la mejor tapa posible, con la inspiración que las pruebas previas y la ciudad de Valladolid les había otorgado esa fría tarde.

COMPETITIVIDAD Y COMPAÑERISMO

El momento fue indescriptible, intensos momentos, competitividad y sobre todo buen rollo para deleitarnos al jurado, del que fui orgulloso integrante, con seis creaciones culinarias que no desentonaron en absoluto con la gran tarde que pasamos.

Como si de un concurso culinario, tan  de moda en televisión, se tratase… se nos pasó el rato volando entre fogones y utensilios de cocina. Unos vinos, unas tapas y aplausos! Muchos aplausos!

Yo lo definiría como un éxito de Gravedad Cero y una fantástica experiencia para los trabajadores de la empresa. Para mí como parte de equipo, una gran ocasión de conocer gente y ver como las dinámicas de este tipo ayudan en el día a día de las empresas, y como entremezclar trabajo y diversión puede ser una forma de aumentar productividad y compañerismo.

Salirse del guión establecido es muy recomendable de vez en cuando.

Gracias Javi, y gracias a los colaboradores y participantes.

@SantiGonFe

La humanización del Coaching

No hay duda de que el Coaching es uno de los términos que desde hace un par de años se han introducido con mayor fuerza en nuestro ámbito profesional y personal.

¿Qué es el coaching? Todos nos hemos formulado esta pregunta al empezar a retumbar este concepto en nuestros oídos. Como ya he dicho, y según mi opinión, es otro de esos muchos términos anglosajones que adoptamos sin pudor, tal como si nuestro idioma no fuera tan rico como para poder expresar todo aquello deseado, el Coaching es algo que ya existía pero que hemos nominado y tipificado como una práctica novedosa, o una tendencia.

Me hago eco de dos definiciones que me han ayudado a comprender de qué se trata esto del Coaching…

“El coaching es el arte de crear un ambiente a través de la conversación y de una manera de ser, que facilita el proceso por el cual una persona se moviliza de manera exitosa para alcanzar sus metas soñadas.”
“The Inner Game of Tennis” Tim Galleway
“El coaching consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Consiste en ayudarle a aprender en lugar de enseñarle.”
John Whilmore

El espectro de posibilidades que presenta el coaching abre un abanico inmenso en cuanto a su tipificación, que resulta algunas veces un tanto desconcertante. Coaching empresarial, coaching ejecutivo, coaching personal, coaching sistémico, coaching transformacional, coaching de desarrollo, coaching de superación, coaching ontológico, coaching cognitivo, coaching coercitivo, coaching deportivo… ¿sigo?

Cada uno de ellos entrena una situación determinada y está orientado a unos resultados concretos. Una de las cosas más importantes para mí es identificar el problema que quieres solucionar o la habilidad que quieres desarrollar, que a veces no son cosas tan evidentes. Desde luego es evidente que infravaloramos el potencial humano y no lo educamos ni desarrollamos como deberíamos.

solutions

Este tipo de dinámica, correctiva, educacional, motivacional, no es sino una profesionalización de lo que ya se ha ejercido en otras profesiones (maestro, entrenador deportivo, psicólogo, etc…) pero el “Coach” es responsable de tutorizar con el único fin de conseguir ese cambio o esos resultados.

El desarrollo de esta actividad propicia más especialización, permite el acceso a más información sobre coaching, la creación de nuevas empresas de consultoría y empresas de formación para Coach, la creación de revistas y publicaciones especializadas como “motivat coaching magazine“…

Desde luego esta actividad que pretende el crecimiento de las personas, es de por sí una tendencia creciente por si misma, con los riesgos que conlleva todo aquello que puede llegar a ser burbuja.

Coaching para todos

Vemos con recelo, los profanos en el asunto, si esto del coaching es algo que es para la plebe, dado que se introdujo principalmente en directivos y ejecutivos… se percibe un clasismo que se va rompiendo dado que hay sesiones asumibles, dinámicas de corta duración e incluso coaching para desempleados que aspiran a conseguir un puesto de trabajo, pero que se pronuncien los Coach y nos vendan sus ventajas.

A mi esto del Coaching me intriga, me gusta y me sorprende la verdad.

@SantiGonFe. Gracias por leer.

imagen: www.freedigitalphotos.net