Algo pasa con Linkedin…

Ya he estado tentado a escribir sobre este hecho que me sorprende e inquieta en otras ocasiones, pero hoy he sacado el hueco y voy a lanzar esta breve reflexión esperando que alguien arroje algo de luz a mis dudas.

¿Qué pasa con Linkedin?

O mejor dicho ¿Qué pasa con un número enorme de personas de Linkedin?

2000px-LinkedIn_Logo.svg.png

Y pregunto por el siguiente motivo:

  • Recibo un alto número de solicitudes de contacto habitualmente sin ninguna nota introductoria, pero oigan, soy curioso y quizá el negocio de mi vida me espere tras ese click en aceptar (*) Respondo a éstas peticiones tras aceptar (puesto que en este momento no tengo una suscripción y tengo que dar el “Sí, quiero” para ello) y escribo amablemente un saludo y un entendible y discreto ¿En qué podemos ayudarnos? y la respuesta es el más absoluto vacío.

(*) Si no me he perdido nada últimamente… ¿Linkedin sigue siendo una red para negocios y/o empleo no?

No uso Linkedin de forma intensiva, pero sí lo utilizo para buscar contactos concretos de forma más o menos frecuente, y tengo mi perfil medianamente actualizado. Como no entro de forma diaria, a veces tardo un poco en responder a algunas solicitudes (en casos muy extraños me demoro 4 o 5 días en ello) y si no hay una nota de presentación se me puede pasar hacerlo en el día, porque lo dejo para luego o busco el hueco en el que poder revisar el perfil del solicitante y tener un poco de contexto sobre qué puede devenir ese contacto positivo… pero en muchos, muchos de los casos, mi respuesta es casi inmediata y desde el móvil, actúo como ya he expuesto: Aceptar, saludar y preguntar, esperar, esperar, desesperar… a veces incluso repreguntar… pero nada.

Ejemplos de lo que no entiendo en Linkedin

Aquí van algunos ejemplos reales.

He borrado la foto de la persona para mayor privacidad.

Foto 6-3-18 19 06 23.jpg

“Hoy” corresponde a 6 de Marzo de 2018, y las otras tres capturas también la he hecho hoy de diversos meses para una muestra más completa, pero he contado que de las últimas 30 personas que me han pedido solicitud y he aceptado, 16 no han respondido, y al menos 10 más no han sabido decirme para qué puedo serles útil. Las 4 restantes tenían un objetivo real ahora o en un futuro y sabían explicar el porqué de estar en red conmigo.

Vamos que es maravilloso tejer redes. Y gratis, por lo que ¡Venga redes! Redes grandes… pero no tener ni idea de que quiere pescar con ellas.

Me parece insólito… inútil de hecho (tanto como que la red te permita felicitar el cumpleaños, que esa es otra) y creo que hace que la red funcione peor. En un ecosistema en el que se busca un win-win, lo que encuentro es que demasiada gente entiende entre poco y nada como sacar partido a Linkedin, y se deben pensar que esto es como hacer acopio de seguidores. Que no es que yo la use de forma magistral, nada más lejos. Sé que  aprovecho muy poco el potencial que tiene, pero de ahí a hacer bolsa de contactos, no responderles cuando me hablan, y agregar indiscriminadamente a personas de sectores diametralmente distintos hay un trecho.

Vuelvo a lanzar el guante… ilumínenme por favor aquellos que lo comprendan porque quizá se me escapa algo.

Y siendo chivatas las redes como lo son, estas personas se conectan, leen mi respuesta, pueden ver que reviso su perfil, en varias ocasiones incluso… aceptaría que alguien me llamase maleducado por no responder a una conversación, pero quizá sea lo habitual por el número de veces que me pasa en esta red… tampoco hay que tener eternas y difusas conversaciones, pero una cortesía básica y un interés profesional mínimo me parecen lo sensato. No soy un ejemplo en el uso de esta red, insisto, pero el desinterés de las personas que voluntariamente te piden conexión roza lo ridículo. Si todos hacemos esta bolsa de contactos indiscriminadamente enorme y sin sentido esto pierde el norte. Ya he oído más de una vez y más de dos que cada día Linkedin se parece más a Facebook, triste.

Quisiera saber si alguien más sufre en silencio esta conducta, por mera curiosidad…

Espero comprender el misterio mientras pienso en un post mucho más constructivo que este, algo que espero llegue pronto si las musas vuelven de sus largas vacaciones.

Gracias por leerme y opinar, a favor o en contra, eso da igual.

@SantiGonFe

Anuncios

Hacia rutas gastronómicas…

Uno de los factores más importantes para realizar un trabajo profesional es conocer el sector en el que desarrollas la labor.

Hace ya poco más de dos años en los que mis caminos comerciales me conectaron con el sector de la hostelería y la gastronomía, con diversas campañas comerciales en paralelo y trabajando comunicación y contenidos para la venta. Surgieron oportunidades de entrar en un sector que siempre había visto como cliente, y que gustándome bastante, no había sido una de las opciones preferentes nunca a la hora de plantear un “desembarco” profesional en nuevos retos.

Pero surgió, y tras un timorato inicio, y cursando a la vez un Máster en Negocios Digitales e Internacionalización, la idea toma peso y comienza un desarrollo de marca hacia Gastrocomercial como cambio de rumbo profesional hacia las ventas, el marketing y la comunicación en el sector gastronómico (un sector necesitado de comunicación muy enfocada y concreta, eso sí, algo saturado de empresas, profesionales, influencers y otras figuras menores en comunicación, y con una necesidad imperativa de especialización para ser efectivo y rentable) siendo mi piedra angular la venta como agente comercial independiente, sin olvidar la mencionada comunicación. La corta vida de Gastrocomercial, marca nunca muerta pero sí invernando profunda y prolongadamente, atiende a la necesidad que enlaza con la frase inicial de este post, el conocimiento del sector. Un lanzamiento a las ventas con la obligación atender de la mejor forma al mundo de la hostelería, y en mi caso personal enfocado en la mayoría de las veces hacia la “alta” gastronomía. Con un lenguaje y un producto que se aprende (como todo se puede aprender más o menos rápido) pero que requiere una adaptación importante para poder tener un mínimo éxito a la hora de tratar con un nuevo perfil para mí, Chef Ejecutivos, F&B´s y Directores de Hoteles y de Compras con un lenguaje que bien podía ser a veces otro idioma para mí. Un contexto dónde aprender sus necesidades, y en muchos casos, entender como funciona una cocina profesional es tanto y más importante que el producto en sí. Siempre he tratado de vender mejoras o soluciones, y no podía hacerlo hasta comprender que mejoras puedo sugerir o que problemas puedo solucionar…

Y un proyecto te seduce… 

Que todo esto junto, y llamémosle prudencia por no desenvolverme aún de forma muy fluida en dicho ecosistema, haya roto la idea de posicionar Gastrocomercial como marca hace ya docena y media de meses solo ha tenido connotaciones positivas. Definir una sola representación hasta conocer el proyecto (y un poco mejor el sector) ha devenido en una inmersión total en Da Silva Gastronomía, pudiendo, ahora sí con mayor firmeza, desarrollarme en la venta mejor enfocado y poder actuar en otros campos como la comunicación y la estrategia de marca. Desde una perspectiva personal, si bien no hace falta mirar mucho para entrever la bisoñez que aún poseo en el sector, esta oportunidad brindada me permite un desarrollo continuado, creativo e ilusionante. Mucho por aprender, y todo por hacer…

Y hacia estos caminos gastronómicos me derivé, y por ellos transito, una oportunidad para crecer y unida al mundo del chocolate, las ventas y la comunicación. Siempre en evolución y retomando las ganas de escribir en éste medio que tengo cuasi abandonado (y escribir en otros medios de nuevo ¿Por qué no?)

Entiendo que por mi dejadez en este Blog, el número de lectores será irrisorio en este momento, quizá este ejercicio de situación profesional que hago en este artículo ni siquiera sea interesante pero me he propuesto recuperar el feeling con mi expresión escrita, que tantas alegrías me ha dado otrora…

Muchas gracias por leerme.

Sigo siendo @SantiGonFe para lo que gusten.

y también @Gastrocomercial en twitter (al servicio de Da Silva, eso sí)

e @instabirra en twitter e @instabirras en instagram, por si a alguien de ustedes les gusta la buena cerveza, que algún frikismo tiene que aparecer en rrss, que no todo va a ser trabajo.

 

Comunicar para Vender – A vueltas con los contenidos

Los Malditos Contenidos*

Una de las cosas que más echan para atrás a las pymes y a los pequeños proyectos a la hora de plantear una estrategia de comunicación seria (Justo por detrás de pagar por ello) es tener que alimentar de contenido la red o redes que ponen en marcha (Blog, twitter, facebook, G+, pinterest…)

Voy a dejar de lado un posible plan de medios, asumiendo que este post va más para aquellos que nos lo guisamos (o nos lo hemos guisado solicos) alguna vez y vamos de indies con la comunicación.

Estoy en sintonía con aquellos que quieren estar en todos lados, la omnipresencia es a priori una forma de llegar a más público objetivo, pero no deja de ser matar moscas a cañonazos y la realidad es que para proyectos en fase inicial o de pequeñas dimensiones, y pensando en vender de forma efectiva, la micro segmentación y la minuciosa selección de canales de comunicación son la mejor manera de comenzar a comunicar nuestra película.

Vuelvo a empatizar con aquellos que además de estar en todo, quieren dotar de contenidos de forma indiscriminada, red por red, día tras día. Es un error común de falta de estrategia, y muy probablemente de falta de criterio en dos premisas importantes:

¿Qué comunico? y ¿Para quién comunico?

Puesto que sin tener perfectamente definidas las respuestas a las anteriores preguntas montar una estrategia es poco menos que jugar a la lotería. Conozco bien esta fase porque en antiguos proyectos ha sido así, y se aprende mucho de los errores, pero suponen una brutal inversión en tiempo y recursos, lo he padecido en primera persona.

Sobre la primera pregunta diré que veces comprendo el bloqueo de muchos “responsables de comunicación” autodidactas y autoproclamados en su empresa como tal (como yo lo soy en mi proyecto) a la hora de generar contenidos. Pero también diré que nos gusta meternos en charcos que cubren mucho y sabiendo nadar lo justito. Si no tenemos recursos o conocimientos para una fotografía de calidad, o cuanto menos apropiada, abrir supercuenta en instagram, pinterest o tener una plantilla del blog que prioriza las fotos… pues igual es de masoquistas en potencia. Be Water My Friend… si tu target está ahí o te adaptas al recipiente o no te metas.

Y por otro lado tener cosas que contar. En este asunto comentaré que actualmente estoy cursando un Máster y tras meses de clase, ha surgido el tema en diversas ocasiones, en un grupo variopinto, en el buen sentido, en cuanto a perfil personal y profesional, y con proyectos muy chulos -se repite la frase ¿Y yo qué cuento?- OMG, yo en algunos casos veo verdaderas orgías de contenidos, mucho por contar, todo por contar, banzai!!!!!! (ánimo con los contenidos chicas/os)

El difuso “para quién”

Otra de las cosas que yo he detectado siempre en pymes y micropymes es el error de comunicar aquello que ellos mismos quieren oír. O bien comunicar aquello que queda bien porque lo han visto en canales de la competencia y creen que es lo que hay que decir… o lo que queda bien sea o no la estricta realidad de la empresa. ¡Pues nada más lejos! O pensamos en lo que nuestro público quiere leer, ver, oír, tocar… o vamos a conseguir que nuestro mensaje sea inútil y baldío

Cosas que pasan cuando uno se lanza a comunicar su proyecto

Supongamos que ya hemos seleccionado “El Qué” y el “Para Quién” y en un alarde de lucidez tenemos también muy claro “El Donde”

Empieza lo divertido, estamos en el momento en el que los contenidos originales y de calidad son fundamentales para el posicionamiento de una marca o empresa. Somos valientes, somos juanpalomos, pues a meter contenido se ha dicho ¿no? ¿Qué podemos encontrarnos?

  • Modo ametralladora. Marcas o empresas que están en todos los sitios habidos y por haber y lanzan contenidos en ráfagas, incluso duplicando independientemente de que las redes sean diferentes y haya un público diferente en ellas. Publicaciones muy seguidas y repentinamente… el silencio. Se terminan las ideas y no se publica más. ¡Nos hemos quedado sin balas muchachos!
    • Mi consejo, el cortoplacismo y este tipo de sprints de poco valen. Es mejor centrarse en pocos canales y crear un buen calendario de publicaciones coherentemente espaciadas. E ir analizando con calma mientras preparas nuevo contenido. Constancia mejor que velocidad.
  • Modo fantasma. Vamos a crear perfiles y páginas a troche y moche que son gratis, una o dos publicaciones en alguna de ellas (en otras ni eso) y después el cantar de los grillos… Perfiles vacíos que generan una desazón en el consumidor que mucho bien no le hace a las marcas.
    • Mi consejo, no abrir los canales hasta tener contenido para el primer empujón, y huyendo del modo anteriormente mencionado, asegurarte de que para el impulso de salida puedes poner en público un contenido atractivo que no genere la duda a quién lo ve de si hay vida tras esa marca.
  • Modo Guadiana. Con este me identifico especialmente y en la actualidad. Rachas intermitentes, temporadas de actividad (o incluso hiperactividad) y periodos de silencio. Pero no es solo cosa mía… es frecuente. Una vez más falta de calendario, en mi caso aún habiendo estrategia, no hay planificación y eso me hace jugar al escondite con mis lectores y hacer que pierdan interés, dejen de seguirme, de leerme y de confiar en mis contenidos.
    • Mi consejo, no ser como yo, pero mucho menos como los anteriores supuestos. Y vuelvo a la constancia, nadie marca que la cadencia sea alta, que cada cual ponga el metrónomo a su gusto o a la necesidad de su proyecto, pero dar contenidos con asiduidad genera público fiel, deseoso de más, siempre y cuando seas útil.

Para mí estos son los modelos más replicados pero seguro que hay más ¿Conocéis más?

Todo esto que cuento son impresiones personales, de mi día a día, que nadie tome esto como reglamentario, pero ojalá sea útil para vosotros mi humilde visión, lectores.

Por último y por experiencia, no hay prisa con la comunicación, pensar mucho antes de empezar, que la prisa por vender no os atropelle la comunicación. Cuidado con esto!

Quizá también sea de vuestro interés este otro post sobre comunicación – “4 claves y media que debe cumplir tu comunicación profesional

Invito a matizarlo, completarlo o criticarlo en los comentarios… sin cortapisas.

El asterisco del primer titular esconde la frase tal y como me gustaría ponerla (* Los jodidos contenidos)

Gracias por leer.

@SantiGonFe, modo Guadiana ON.

 

Más madera!!!!

En esos momentos de locura, hiperactividad e incoherencia que a veces tenemos las personas impulsivas, he decidido complicarme la vida (un poco más) reduciendo el tiempo de mi actividad comercial con un Máster presencial que me tendrá ocupado por las tardes unos meses…

Lo dicho, una locura. En el punto en el que tengo la necesidad más absoluta de apuntalar las campañas comerciales en curso, ese preciso punto en el que todo tiempo es poco… reduzco drásticamente ese valor de la ecuación en pos de la formación y del enriquecimiento personal y profesional.

¿Cómo hacer, al menos, lo mismo pero en la mitad de tiempo? Pues ni idea… pero estoy obligado a ello. Toca trabajar con más cabeza y menos “músculo” pero tal y como expuse en un antiguo post la formación es FUN DA MEN TAL (“formación, arma para ser competente y competitivo”) pero no menos mi cuanta de resultados.

Pero en el charco me metí, y del charco saldré. Pinta muy bien el Máster eso sí, y me servirá para abrir más la mente y aplicar nuevas estrategias, sin duda. Pero serán unos meses duros (ya me he hecho a la idea)

Tras releer este texto he caído en la cuenta de que este es el post menos “util” del blog para mis lectores, pero oigan… hay más y seguro que no se les han leído todos. En próximos artículos volveré a hablar de ventas (supongo) Tengo temas, y cosas que contar. Llamaré a las musas…

Gracias por leer!

@SantiGonFe

 

Aquellos viejos hábitos

 

Es tremendamente curioso a la par que intrigante ver que tras más de un año de inactividad en este blog sigo teniendo visitas a diario.

Algo hice medianamente bien, supongo.

Palabraflexia se inicio como un refuerzo a mi marca personal y un refuerzo a mi visión de las ventas en pymes y micropymes y de cómo pueden aprovechar mejor la comunicación para mejorar su cuenta de resultados. He pasado por diversas campañas comerciales en esta travesía de sequía taquigráfica… y solo puedo asegurar una cosa: me reafirmo en la necesidad de unir comunicación y ventas para obtener los mejores resultados posibles.

Aquí estoy de nuevo para seguir hablando (de vez en cuando)

¿Dónde ha quedado la parte comunicación de mi proyecto Ventas&Comunicación? Pues denostada en un rincón en la mayor parte de las ocasiones en las que por mucho que yo quisiera que las cosas fueran de otra forma, mis consejos sobre comunicación fueron desoídos muy a mi pesar. No siempre, pero por unas u otras mandaba el resultadismo y el cortoplacismo, y gestionar la paciencia en la vida comercial a veces es demasiado complicado.

Sigo apasionado por la comunicación, y motivado por las ventas, a las cuales me debo en las campañas que ahora tengo en marcha. Eso sí, se terminó eso de aconsejar en comunicación excepto a quién yo sepa que sabe valorarlo. Cuántas veces tratando de aportar, y cuántas escaldado. Y no critico a nadie si no a mí por este hecho.

Viejos hábitos

Vuelvo al blog. Vuelvo porque mi marca personal como agente comercial debe seguir su curso, y porque tiene delito no hacerlo como me recuerda de vez en cuando mi amigo y colaborador Lisandro Caravaca (poniéndome cara de “es pa matarte”)

Y vuelvo a centrarme en las ventas, sacándome de encima el empeño de ayudar a comunicar para vender más. Ahora bien sí dando caña a mi comunicación como Agente Comercial que, indudablemente, también repercute en las ventas. Por lo que la mejor forma de ayudar a las campañas comerciales que represento es ayudarme a mí mismo a recuperar los viejos hábitos y la fuerza de mi comunicación personal.

Además tengo mucho que contar y espero poder enfocarlo de tal forma que siga la línea de opinión/utilidad que en 2014 tuvo este blog.

Palabraflexia fue una herramienta para tal fin. Vamos a ver si vuelve(vuelvo) por sus(mis) fueros.

Gracias por leerme.

@SantiGonFe

La Prensa en la estrategia de comunicación de una Pyme.

Cuando me refiero a pymes en este blog, habitualmente debemos pensar que en el noventa por cierto de los casos hago referencia a micropymes, pequeños negocios e incluso autónomos. Unidades empresariales mínimas que por su bagaje y estructura a menudo dejan de lado la comunicación corporativa y la imagen de la empresa, desconocimiento, falta de medios e inexperiencia suelen ser los motivos para desatender esta parcela del negocio.

 Esos otros Grupos de Interés…

Una de las cosas que más cuesta en una micropyme es poder determinar todos los grupos de interés de la empresa. Existen algunos que se identifican de forma imperiosa, y la comunicación con ellos es, mejor o peor, pero absolutamente natural y necesaria. Clientes, proveedores y entidades financieras en todo caso.

Pero ¿Y esos otros colectivos que pueden ayudarnos en nuestra empresa y dejamos de lado?

Dentro de los grupos de interés que no determinamos como prioritarios (o simplemente no identificamos) están incluidos posibles catalizadores de una mejora empresarial tales como las asociaciones o la prensa.

Obligados a buscar clientes, tenemos que entender el contexto actual en el que la comunicación supone un factor clave en la búsqueda de clientes, en la posibilidad de atraerles y sobre todo en la capacidad de ofrecer la confianza necesaria para que éstos no elijan y nos compren. Y ahí es donde podemos implementar estrategias asequibles que incluyan a estos grupos de interés a los que nunca prestamos interés.

La Pyme y La Prensa

Prensa y Pymes Palabraflexia

Año 2015, la comunicación de una empresa, sea del tamaño que sea, con la prensa es más sencilla que nunca. La distribución de los medios ha cambiado, la prensa escrita y digital se funden. Aparecen nuevos medios con “alma” digital y la comunicación audiovisual está cada día más consolidada. En mi opinión, la muestra del consumidor de prensa escrita está perfectamente atendida y éste elige siempre el formato que más cómodo le resulta. Quienes siguen leyendo los diarios impresos, quienes apuestan por los portales digitales, quienes han reducido sus medios a las APP de cada diario, quienes acceden a todos los medios a través de sitios como Orbyt o incluso quienes acceden a las noticias exclusivamente por Twitter. O una combinación de varias de las opciones enumeradas. Más pluralidad, y más oferta, nuevos modos de entender la noticia y de ofrecer soportes publicitarios y de comunicación para empresas.

Tras esta contextualización tan superficial, al meollo.

Sigue leyendo “La Prensa en la estrategia de comunicación de una Pyme.”

La crueldad del resultadismo y mis 3 palabras para 2015

Siempre es positivo poder hablar con diferentes profesionales sobre las cosas buenas y malas de un proyecto personal y profesional, amplían tu visión y dan pistas excelentes para seguir por el mismo camino o tomar desviaciones.

Como no puede ser de otra forma, finales de Diciembre es una época de encuentros y quedadas que fusionan a veces trabajo y amistad y en las cuales es casi imprescindible responder al ¿cómo te va? y al ¿qué tal lo llevas? Es fundamental hacer balance, ser sincero con aquellos interlocutores que ofrecen su más honesto interés y están dispuestos a aportar, y poder aprovechar estas charlas para crecer y encarar 2015 con la mayor perspectiva y preparación.

A los hechos me remito

En una de estas reflexiones, agarrados al vidrio, caña en mano, ayer mismo día 30 de Diciembre, exponía a @LisandroTradu y a @Rodri_Martin un a visión general de lo acontecido en estos últimos meses de mi trabajo y tuve que aludir a esta expresión “La crueldad del resultadismo” para explicar que tras un 2014 convulso de cambios y decisiones, los últimos meses han sido en conjunto muy satisfactorios, con proyectos realmente interesantes que he tenido que seleccionar y con inmejorables compañeros de viaje. Con relaciones en las que puedo y debo aportar tanto o más valor como el que me aportan a mí. Y con andaduras con las que me identifico plenamente, lo cual me permite luchar por ellas.

Crecer y hacer crecer

Soy más consciente que nunca que mi marca crece si la de mis clientes crecen y toca empujar para que ellos sean los protagonistas, aún más, de mis visitas, mis presentaciones y mis acciones.

Con todo el escenario definido, el tablero montado y las reglas del juego marcadas, 2015 se presenta como el año en el cual los resultados deben llegar y no tengo ninguna duda de ello.

Por eso pensando en mis 3 palabras para 2015 ( #3palabras2015 ) me sobrevuelan las siguientes:

  • confianza. La confianza es una de las claves indiscutibles que van a marcar los siguientes meses y los atractivos proyectos en los que participo. Por un lado está la confianza depositada en mí por parte de mis nuevos colaboradores y clientes, que actúa por si sola como una fuerte motivación. Por otro lado la confianza en mi mismo y en mi trabajo, y en que tras un trabajo bien hecho esos resultados a los que antes hacía referencia acaban por llegar.
  • constancia. Quizá sea la llave maestra para abrir los caminos al éxito. Ser constante en el aprendizaje, cada proyecto me plantea un nuevo contexto laboral, una tipología de sector y de cliente, y aprender continuamente es imprescindible para poder conseguir el retorno esperado. Constante en mis viajes y mis visitas comerciales.
  • resultados. El objetivo final. La meta. Lo indispensable. 2015 ha de ser el año en el que los resultados sean visibles.

feliz2015

Sigue leyendo “La crueldad del resultadismo y mis 3 palabras para 2015”

Publicidad social ¿Su finalidad es ayudar o vender ?

Todos somos “victimas” (en el buen sentido) de diversas acciones de publicidad social que nos clican ese botoncito solidario y altruista que tenemos.

Cada día más empresas implementan políticas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE)

No debemos confundir entre Publicidad Social y RSE. Ésta última es una estrategia global de la empresa, enraizada en todos los departamentos a través de una sistematización de procesos en busca de mejoras definidas. Este cambio ha de ser profundo y debe conllevar un plan estratégico, el cual se debe implantar, revisar, evaluar y comunicar. Estas políticas de RSE pueden repercutir de forma directa en la cuenta de resultados y en la propia marca, generando más impacto social y beneficios. (ver vídeo sobre la ventaja económica de implantar RSE en las pymes)

En cambio la publicidad social es una acción puntual que se ejecuta para conseguir un beneficio concreto para una causa a través de la participación de los consumidores. Esto es un brazo de palanca a la movilización para fines sociales de todo tipo. Debemos ser conscientes de que el apellido social es importante para el funcionamiento de estas campañas, pero no caigamos en la trampa de pensar que no son en muchos casos generosas acciones de publicidad y comunicación.

Dentro de un plan de RSE o de forma independiente

La publicidad social es perfectamente encajable en la implantación de RSE dentro de las empresas, y ayuda enormemente a la comunicación de esta, pero no necesariamente está asociado a un proceso tan complejo de cambio dentro de las compañía y en las  pymes y micropymes se puede aplicar de forma independiente con muy buenos resultados.

La publicidad social es un ejemplo de comunicación emocional

Una campaña social es un ejemplo de como ha evolucionado el branding y el marketing para implicar a los consumidores en hacer más fuerte a una determinada marca. Uno de los retos en publicidad es hacer que los consumidores se pongan en vanguardia de una marca determinada y se conviertan en fieles seguidores y altavoces de la causa. Las emociones son utilizadas para este fin, y la compasión es el pilar fundamental de este tipo de publicidad. Las acciones sociales promovidas por las marcas son un arma para reclutar al consumidor y ponerle a frente de una causa, repercutiendo de forma directa en la notoriedad de la misma. Una acción de publicidad social con una campaña bien definida es capaz de implicar a personas que ni son ni serán consumidores del producto pero que dentro del movimiento vas a promover el mensaje y con ello hacer crecer a la marca.

Lo que sí debemos tener claro es que el objetivo fundamental es ayudar, es el eje y el propósito final de estas campañas, este factor fundamental me lo recordaba esta semana Ana del Fraile (@anadelfraile) responsable de comunicación y RSE en bodega Cuatro Rayas. Lo imprescindible es creer en la causa y ayudar, los beneficios llegan después. Y tiene toda la razón.

No debemos ver la publicidad social desde un punto de vista negativo y comercial. Sí podemos analizar las campañas que nos rodean valorando la implicación del negocio, empresa o marca con la causa con la que colabora, y entender que si hay un esfuerzo por ayudar a un individuo, colectivo o acción social, es honesto que los promotores de dicha acción sean recompensados por la confianza del consumidor, contribuyendo también al bienestar económico de la empresa. Si como empresa una acción me reporta más beneficios, en consecuencia puedo destinar más recursos en ayudar y generar un flujo económico muy productivo para todas las partes.

Accesible para todos

restaurantes contra el hambre

Nadie duda de la utilidad de donar un porcentaje del menú solidario en un restaurante donde te prestan el servicio que vas buscando y como valor añadido, y sin hacer nada más que consumir, ayudas a paliar el hambre en el mundo. Es una fantástica acción. Iniciativas como el plato solidario o el menú solidario se llevan a cabo en innumerables restaurantes del multitud de países. Y es asequible y accesible para grandes y pequeños, pudiendo atraer más público a sus mesas.

Uno de los puntos fuertes de la publicidad social es que cualquier comercio, empresa o negocio puede acceder a campañas que repercutan en su ámbito y generen prestigio. Por desgracia a nuestro alrededor es sencillo encontrar diferentes agentes sociales que necesitan ayuda y visibilidad, y el público y el consumidor en términos generales está dispuesto a colaborar si la finalidad es digna y se lo ponen fácil. Como comercio de barrio no podrás tener un papel determinante en la erradicación de la malaria en África, pero sí puedes tener un papel determinante identificando causas cercanas para las que puedas ser importante en tu ámbito local. 

Dentro de una estrategia de marketing no debemos olvidar estas posibles campañas sociales, otorgan visibilidad, son susceptibles de aparecer en medios y que terminan por monetizarse en forma de ventas, pero sobre todo otorgan la satisfacción de poder ayudar.

Yo animo a toda empresa a atreverse a usar acciones creativas de publicidad social, ayudar en el entorno local y conseguir la confianza de clientes y posibles clientes.

En mi opinión debemos aceptar la convivencia entre la vertiente altruista de las acciones sociales y la zona de branding y monetización de las inversiones. Beneficia a todas las partes.

Como de costumbre, esta es mi opinión sobre el tema, habrá otras y os animo a comentar y escribir vuestros aportes o críticas. Gracias.

Santiago González @SantiGonFe

agente comercial. estrategias creativas y comunicación

hazte fan de la página de facebook de Palabraflexia

Logo-Santi-González-01

 

La comunicación como elemento diferenciador para las pymes.

No sé si estaréis de acuerdo conmigo en que la tendencia general hacia un marketing creativo y una imagen diferenciada en las pymes y los comercios es más una proclama que un movimiento real, son palabras y no hechos.

El concepto de la diferenciación está sobrevolando todos los foros de los que se nutren empresarios y emprendedores pero a la hora de la verdad son muy pocos los que confían en un valor realmente diferenciador en su marca, en su imagen o en su comunicación.

Diferenciación sea cual sea tu sector

Las dudas pueden venir desde el punto de vista sectorial.

¿Cómo voy a diferenciarme yo si soy una zapatería? por ejemplo. Pues quizá no puedas hacerlo a través de tu producto, porque si pones en el escaparate unos mocasines rosas con borlas amarillas, serás diferente, indudable, pero quizá no conectes con tu público (aunque nunca se sabe…) pero sí puedes ejercer una comunicación diferente al resto, mejorar tu identidad corporativa que te aleje de lo común y pensar acciones promocionales o publicitarias que te hagan ser recordado por encima de las demás zapaterías con las que compites por clientes.

Otro ejemplo ¿Cómo voy a diferenciarme si vendo morcillas? Muchas opciones, puedes intentar diferenciarte por calidad, pero quizá esta sea una guerra complicada de ganar, puedes ser memorable y noticiable al hacer las morcillas más grandes del mundo… o destacar en el lineal de los embutidos, brillar con luz propia a través de un embalaje o una presentación de la morcilla única y genial. Comunicación visual, creatividad en packaging, etc…

sorpresa

Intento que comuniques de forma diferente

Intento, por que es mi trabajo, y por puro convencimiento, que empresas pequeñas (y no tan pequeñas) consideren realizar acciones diferentes en su comunicación, cosas asequibles escaladas a sus medios y orientadas a ser relevantes en su comunidad, entorno y clientela. Pero es difícil, y lo entiendo. El paso para ser diferente no deja de ser un riesgo y un acto de fe.

¿Hasta dónde debo llegar para sorprender?

¿Hasta dónde puedo llegar para no pasarme?

¿Hasta dónde voy a llegar con mis limitados recursos?

Para mí todas estas preguntas son comprensibles y estan dentro de contexto cuando alguien te ofrece que te salgas, aunque sea un poquito, de la norma establecida. Pero nadie negará que “quién no arriesga no gana” y me permito tirar de refranero para enlazar con lo siguiente…

¿Cuántas veces has visto un anuncio o publicidad arriesgado y has pensado que era una idea genial?

Seguro que más de una y más de dos. La diferenciación no tiene porqué ser arriesgada, es cierto que si juega con ese plus de riesgo y descaro puede multiplicar el impacto, la repercusión, los beneficios… pero también el rechazo, no nos engañemos.

Estrategia para controlar los riesgos.

Pero para eso está la estrategia, detrás de una comunicación diferente o arriesgada debe haber un estudio estratégico, del publico objetivo, sus gustos, los riesgos, etc… No se trata de lanzar un locura bizarra y ver que pasa.

El marketing creativo pasa por despertar las emociones del consumidor y hacer que algo se remueva en su coco. Ojo! no sea que toquemos algo que no debamos y se nos echen encima por no haber valorado algún aspecto.

El marketing creativo ya NO es exclusivo

Realizar acciones que emocionen a los consumidores ya no es algo exclusivo de las grandes empresas, las grandes marcas y las grandes agencias de publicidad. Un pequeño negocio, una pyme o micropyme puede tocar las emociones de sus clientes de igual forma o mejor, y una campaña de comunicación creativa o una acción puntual de marketing diferente puede ser un tremendo éxito con muy poca inversión.

Un empresario pequeño que conoce a su público puede correr ese riesgo controlado de realizar una campaña creativa y diferenciarse de todos los que a su alrededor tienen miedo de hacerlo o piensan que solo es para los grandes.

Como ya exponía en otro artículo “El consumidor quiere jugar contigo” y esa es tu oportunidad.

A mí me gustaría contribuir a que la diferenciación llegue de verdad al pequeño empresario, que haya una carrera por ser diferente y por ser mejor, pero los primeros pasos son fundamentales y quien quiera “arriesgar” en eventos, comunicación, publicidad y entienda que los medios están a su alcance, comenzará la carrera con mucha ventaja sobre los demás. Por ahora son pocos quienes han echado un pie al frente y yo confío en poder ayudar a aquellos que tengan el impulso de dar el paso pero tengan dudas.

¿Dejamos de hablar de diferenciación y nos diferenciamos?

Santiago González @SantiGonFe

agente comercial. estrategias creativas y comunicación

hazte fan de la página de facebook de Palabraflexia

Logo-Santi-González-01

Photo: Autor photostock vía www.Freedigitalphotos.net

Formación, arma para ser competente y competitivo

 

La formación es uno de los pilares fundamentales que tienen las empresas para crecer desde dentro. Mejorar el capital humano es la esencia del crecimiento como organización.

Invertir en formación es invertir en personas

Invertir en personas es una apuesta rentable que repercute de forma directa e inmediata en los resultados. Sobre todo en empresas con departamentos que permitan la posibilidad de promocionar y con empleados capaces de aprovechar las oportunidades que la empresa les otorgue en cuanto a formación especifica, cursos generales, máster, etc… o con la responsabilidad de formarse de forma independiente con la intención de mejorar currículo y aptitudes. La preocupación por mejorar y buscar puestos mejores es una muestra clara del compromiso profesional de un trabajador.

Estamos en un momento en el cual acceder a formación es relativamente sencillo. Quizá lo más difícil sea seleccionar qué clase de formación es la más adecuada para nuestros objetivos. Pero bien sea como empleado o de forma autogestionada, el futuro profesional puede deparar más éxitos mejorando conocimientos y procesos.

Me remito a un dato de Global MBA “Disponer de formación superior en management es algo fundamental. Según un estudio publicado por el Executive MBA Council, el salario medio de los participantes en un MBA aumenta un 11,4 por ciento desde el principio hasta el final del sus programas”

Pero ¿Y si tenemos una empresa pequeñita? Si somos una pyme o micropyme…

…También debemos mejorar a través de una formación continuada y accesible. Accesible en cuanto a horarios y al coste de la misma. Como he dicho podemos acceder a diferentes vías de formación y cursos. Debemos detectar los puntos de mejora en los cuales queremos esforzarnos para paliar la debilidad personal que deriva en una carencia en la empresa o negocio y autogestionar los contenidos, cursos y formaciones para mejorar lo más posible. Aún sin recursos económicos es posible.

formacion competitividad

Autogestionar nuestra formación

Cursos online, a través de asociaciones profesionales, cámaras de comercio y otras entidades están a disposición de los pequeños empresarios y sus trabajadores. Es una responsabilidad del empresario, tenga el número de empleados que tenga, poder informar, facilitar el acceso y promover la formación, en busca de un mejor equipo de trabajo.

Plataformas como twitter son muy útiles a la hora de gestionar información y conocer cursos de formación, y están al alcance de todos. Con lo que podemos aprender de forma continua cobre nuestros sectores o obre aspectos generales de la empresa con un aceptable nivel de calidad. Siempre con la consciencia de que no es necesario tener un título oficial para poder ejercer de forma correcta el desempeño de lo aprendido.

Ahorro de costes y mejora de procesos

También debemos tener en cuenta que la formación puede ser de gran ayuda a la hora de ahorrar en servicios contratados. En diferentes áreas de la pyme puede ser más rentable contratar formación para uno o varios trabajadores y que estos de forma interna realicen ciertas tareas con efectividad, que subcontratar el servicio como tal. En el caso de que esas tareas ya se hagan de forma interna, la formación puntal puede mejorar los procesos, la rentabilidad y la profesionalidad en la ejecución de los procesos.

En micropymes lo fundamental es saber ser resolutivo en cada puesto de trabajo, y no siempre serán necesarias certificaciones o diplomas para el desempeño de la labor, pero esto no exime de la necesidad de estar formado y reciclarse de forma constante.

Tanto con medios económicos como sin ellos. Si buscas una formación reglada y titulación, o solo paliar las carencias que has detectado. Si la empresa es grande y facilita formación o si eres trabajador o pequeño empresario y te cuesta más acceder al tiempo para aprender. No renuncies a seguir formándote porque corres el riesgo de quedarte atrás.

Siempre aprendiendo.

Santiago González @SantiGonFe

agente comercial. estrategias creativas y comunicación

hazte fan de la página de facebook de Palabraflexia

Logo-Santi-González-01