La comunicación como elemento diferenciador para las pymes.

No sé si estaréis de acuerdo conmigo en que la tendencia general hacia un marketing creativo y una imagen diferenciada en las pymes y los comercios es más una proclama que un movimiento real, son palabras y no hechos.

El concepto de la diferenciación está sobrevolando todos los foros de los que se nutren empresarios y emprendedores pero a la hora de la verdad son muy pocos los que confían en un valor realmente diferenciador en su marca, en su imagen o en su comunicación.

Diferenciación sea cual sea tu sector

Las dudas pueden venir desde el punto de vista sectorial.

¿Cómo voy a diferenciarme yo si soy una zapatería? por ejemplo. Pues quizá no puedas hacerlo a través de tu producto, porque si pones en el escaparate unos mocasines rosas con borlas amarillas, serás diferente, indudable, pero quizá no conectes con tu público (aunque nunca se sabe…) pero sí puedes ejercer una comunicación diferente al resto, mejorar tu identidad corporativa que te aleje de lo común y pensar acciones promocionales o publicitarias que te hagan ser recordado por encima de las demás zapaterías con las que compites por clientes.

Otro ejemplo ¿Cómo voy a diferenciarme si vendo morcillas? Muchas opciones, puedes intentar diferenciarte por calidad, pero quizá esta sea una guerra complicada de ganar, puedes ser memorable y noticiable al hacer las morcillas más grandes del mundo… o destacar en el lineal de los embutidos, brillar con luz propia a través de un embalaje o una presentación de la morcilla única y genial. Comunicación visual, creatividad en packaging, etc…

sorpresa

Intento que comuniques de forma diferente

Intento, por que es mi trabajo, y por puro convencimiento, que empresas pequeñas (y no tan pequeñas) consideren realizar acciones diferentes en su comunicación, cosas asequibles escaladas a sus medios y orientadas a ser relevantes en su comunidad, entorno y clientela. Pero es difícil, y lo entiendo. El paso para ser diferente no deja de ser un riesgo y un acto de fe.

¿Hasta dónde debo llegar para sorprender?

¿Hasta dónde puedo llegar para no pasarme?

¿Hasta dónde voy a llegar con mis limitados recursos?

Para mí todas estas preguntas son comprensibles y estan dentro de contexto cuando alguien te ofrece que te salgas, aunque sea un poquito, de la norma establecida. Pero nadie negará que “quién no arriesga no gana” y me permito tirar de refranero para enlazar con lo siguiente…

¿Cuántas veces has visto un anuncio o publicidad arriesgado y has pensado que era una idea genial?

Seguro que más de una y más de dos. La diferenciación no tiene porqué ser arriesgada, es cierto que si juega con ese plus de riesgo y descaro puede multiplicar el impacto, la repercusión, los beneficios… pero también el rechazo, no nos engañemos.

Estrategia para controlar los riesgos.

Pero para eso está la estrategia, detrás de una comunicación diferente o arriesgada debe haber un estudio estratégico, del publico objetivo, sus gustos, los riesgos, etc… No se trata de lanzar un locura bizarra y ver que pasa.

El marketing creativo pasa por despertar las emociones del consumidor y hacer que algo se remueva en su coco. Ojo! no sea que toquemos algo que no debamos y se nos echen encima por no haber valorado algún aspecto.

El marketing creativo ya NO es exclusivo

Realizar acciones que emocionen a los consumidores ya no es algo exclusivo de las grandes empresas, las grandes marcas y las grandes agencias de publicidad. Un pequeño negocio, una pyme o micropyme puede tocar las emociones de sus clientes de igual forma o mejor, y una campaña de comunicación creativa o una acción puntual de marketing diferente puede ser un tremendo éxito con muy poca inversión.

Un empresario pequeño que conoce a su público puede correr ese riesgo controlado de realizar una campaña creativa y diferenciarse de todos los que a su alrededor tienen miedo de hacerlo o piensan que solo es para los grandes.

Como ya exponía en otro artículo “El consumidor quiere jugar contigo” y esa es tu oportunidad.

A mí me gustaría contribuir a que la diferenciación llegue de verdad al pequeño empresario, que haya una carrera por ser diferente y por ser mejor, pero los primeros pasos son fundamentales y quien quiera “arriesgar” en eventos, comunicación, publicidad y entienda que los medios están a su alcance, comenzará la carrera con mucha ventaja sobre los demás. Por ahora son pocos quienes han echado un pie al frente y yo confío en poder ayudar a aquellos que tengan el impulso de dar el paso pero tengan dudas.

¿Dejamos de hablar de diferenciación y nos diferenciamos?

Santiago González @SantiGonFe

agente comercial. estrategias creativas y comunicación

hazte fan de la página de facebook de Palabraflexia

Logo-Santi-González-01

Photo: Autor photostock vía www.Freedigitalphotos.net

Anuncios

El consumidor quiere jugar contigo

Estoy convencido de que algunos, al leer el título del post, habrán pensado de una forma negativa. Tenemos tendencia a pensar que es algo terrible que “jueguen” con nosotros, tanto y más que sea un cliente el que tenga la osadía de “jugar” con nuestra marca.

Nada más lejos… Tenemos que entender que como marca o producto, si el consumidor quiere jugar con nosotros, debemos darle juego. Adecuar nuestra estrategia de marketing y comunicación hacia la generación de experiencias en las que el consumidor participe es una manera muy efectiva de crear y afianzar los lazo de conexión entre marca y cliente.

Jugar para aprender

Es bien sabido que los procesos de aprendizaje consiguen mejores resultados cuando están dinamizados a través del juego. Esta verdad universal se basa en la facilidad que tiene el cerebro para fijar y retener datos, experiencias, comportamientos… cuando estos están implícitos en un proceso lúdico. En el juego y la interacción se desarrolla mejor la creatividad y se recuerda de forma más natural el mensaje transmitido. Si asociamos un elemento a un proceso de juego que genera satisfacción, bienestar o cualquier otra sensación positiva, podemos anclar ese elemento a nuestra mente de una forma natural y generar un puente entre el elemento en cuestión y la sensación placentera que se puede recuperar de forma bidireccional, consciente o inconscientemente.

¿Estás dispuesto a comenzar a jugar? GO…

jugar con el consumidor

Jugar para captar y fidelizar

Como empresa, marca o producto, conviene interactuar con tu cliente objetivo a través de dinámicas que provoquen esta sensación positiva en el consumidor. En base a lo anterior, estás generando que se diviertan y asocien una buena sensación al consumo de tu producto o la imagen de tu marca. Conseguir esta “mágica” conexión permite que los clientes aumenten su fidelidad hacia tus productos o servicios, que la posible competencia se desplace o desaparezca de la intención de compra de tu cliente y que se convierta en un posible prospector, lo que deriva en obtener nuevos clientes y aumentar la buena reputación de la marca.

Conocer y segmentar a los  clientes es fundamental para poder aplicar estrategias de marketing experiencial y promover dinámicas de juego orientadas a la captación o fidelización de los clientes objetivos. Tras este primer paso de segmentación, es imprescindible desarrollar una estrategia, y fijar unos objetivos, medibles y coherentes. Tras esto, queda diseñar una acción creativa, aplicando dinámicas que impliquen al mayor número de consumidores posible (escalando las acciones a nuestro potencial y capacidad) y procurar que los participantes obtengan esa experiencia, beneficio, sorpresa o sensación inolvidable, sabedores de que es tu marca quien se la ha proporcionado, pero sin ser incisivos en la forma de comunicarlo.

Difusión de las acciones

Una vez realizada la acción, apoyarnos en los medios digitales supone la manera más fácil y rentable de publicitar y enseñar que esta dispuesta a hacer tu marca por el consumidor, y esto supone una campaña de publicidad que puede resultar muy rentable y puede, si está bien desarrollada, atraer la curiosidad de nuevos consumidores, afianzar la imagen de marca cercana e innovadora y ser mucho más efectiva que cualquier campaña publicitaria tradicional.

Pyme, no te cortes

Que sí, que sí, que las pymes y los pequeños comercios o productores pueden seguir este tipo de estrategias…

Como siempre, tengo que decir que escribo este artículo pensando en pymes y micropymes, en comercios de cercanía y empresas locales, el tamaño y los recursos económicos de la empresa son un factor importante a la hora de diseñar este tipo de acciones, pero no es necesario ser una multinacional o una gran empresa para poder acceder a esta fórmula. La pequeña empresa debe ser consciente de que puede realizar acciones de este tipo sin comprometer grandes recursos, enfocar la estrategia para conseguir resultados a través de la interacción y compartir estas experiencias para posicionarse mejor dentro del complicado mercado actual.

Como agente comercial, creo en el desarrollo de este tipo de estrategias y acciones para vender más, y en la creatividad aplicada a los procesos de venta. Y en exportar a las pymes las grandes acciones de marketing adecuadas a la medida de cada empresa.

Espero opiniones, buenas o malas, o consultas sobre marketing experiencial y derivados.

Gracias por leerme. Un saludo

Santiago González 

agente comercialestrategias creativas y comunicación

@SantiGonfe

Quiero saber lo que puede aportar para mi empresa el marketing experiencial, las estrategias creativas de venta, y la formación en creatividad -  clic aquí
Fuente de la foto Flickr - galería de Kurichan+ bajo licencia CreativeCommons