Empresa·negocios·Opinión·ventas

El “efecto Rastreator” (para lo malo y para lo bueno)

Busque, compare…. Y si encuentra algo mejor… cómprelo!!!

¿Os suena verdad? Hasta hace unos años fue un eslogan resonante en la cabeza del consumidor y que impacto por su mensaje claro y directo. Una apuesta directa por plantear un producto como líder en calidad de su sector y que desde luego supuso un acierto publicitario.

Por desgracia hoy, las cosas han cambiado, no me refiero con respecto a los eslogan y la creatividad y a las grandes campañas de publicidad que las marcas nos ofrecen, sigue habiendo impactos que nos dejan huella. Lo que ha cambiado es la agresividad a la hora de  plantear las comparaciones entre productos o servicios.

El cliente acostumbrado a comparar sin obsesión se está extinguiendo de forma vertiginosa.

Antes quienes comparaban de forma exhaustiva eran los menos, y solía darse el caso de que eran consumidores exigentes, puntillos y meticulosos a la hora de tomar sus decisiones. Del mismo modo que lo habitual era una comparación en bienes de consumo o servicios de un volumen económico cuanto menos relevante.

Pero esto ha dado un giro radical. Han aumentado las comparaciones previa compra, y ha bajado el montante del producto o servicio objetivo. Se invierte más tiempo en estas decisiones de compra y se revisan cuantas más ofertas mejor. Y es aquí donde yo veo ciertos aspectos que quiero comentar.

¿Son honestas las comparaciones?

Cuando hablamos de bienes, puede haber una comparación directa ante dos cosas en esencia iguales, utilidad, prestaciones…  cualquier objeto de compra que no obedezca al impulso inmediato es susceptible de estas comparaciones, muchas veces técnicas (vehículos son un buen ejemplo en compras de relevancia económica, y móviles o electrónica en general, lo son en compras de un montante más comedido)

En cuestión de servicios, la comparación puede ser en algunos casos mucho más subjetiva, con parámetros difusos y hasta engañosa… no es lo mismo una comparación entre 2 seguros de hogar, donde podemos realizar la comparativa por parámetros medibles y las variables son menos apreciables, o comparar dos proyectos decorativos o de cualquier tipo de diseño, donde la creatividad, ejecución y las ideas (no predefinidas ni tangibles, y mucho menos cuantificables) juegan un rol tan predominante que hace, a priori, muy complicada la comparativa, entendiendo que dos diseñadores, decoradores o similar nunca coincidirán en un alto porcentaje del trabajo realizado. Difícil tarea compararlos.

¿Cuál es el precio del tan traído y llevado “valor añadido”?

Poniendo ejemplos… de lo último que he visto un comparador de envíos de paquetería donde saber si es más barato mandar tu paquete por ups o conocer las tarifas de mrw… muy útil. Conciso y definido. Se trata de un servicio con parámetros muy claros.

En otros sectores no es tan fácil, podemos ver comparadores de seguros médicos pero por ejemplo un facultativo de confianza, por norma general, tiene más peso como factor decisivo que el precio más bajo que nos aparezca en el comparador…

O como ejemplo más cercano a mí trabajo diario, en una de mis línea de trabajo, interiorismo y mobiliario comercial, ese valor añadido que aporta el know how, el diseño, la especialización… no puede tener menos peso que el dichoso factor precio.

¡Alguien tiene mal calibrada su balanza!

Simplificando las variables…

Caemos entonces en el error más común que viene sucediendo, y es reducir la importancia de casi Ahorrotodas las variables para aumentar la relevancia del FACTOR PRECIO. E insisto en algunos servicios no podemos decidirnos solo por que un servicio tenga un precio menor a otros. Y a esto nos parecen estar acostumbrando. En mi actividad comercial diaria, me encuentro esto día sí y día también. Y tengo que decirlo así, a veces flipo!!!! Se desprecian factores como diseño, utilidad, calidad, acabados, rentabilidad, durabilidad… entre otros… para caer en la religión, que cada día más adeptos, de comprar lo más barato. Siempre ha habido comprachollos, y en muchas ocasiones esos chollos no lo son tanto. Pero estamos cayendo en eso.

Pero yo insisto, hay productos o servicios que se pueden comparar por precio, y otros ROTUNDAMENTE NO!

Un nuevo modelo de negocio…

Las tendencias son negocio, y se pueden detectar, utilizar y monetizar. Los comparadores por internet permiten al consumidor en diferentes sectores hacer una comparativa ultrarápida por diversos parámetros para ayudarle en su decisión de compra o contratación…

No hace mucho estaban limitados a hoteles, compañías aseguradoras y poco más. Y hoy son plataformas habituales y que nos permiten simular hasta contratos de telefonía o la ya mencionada de paquetería…

Esta comparación compulsiva que tanto nos hace ahorrar en este tipo de servicios, no debe ser exportado a otros campos pero ¿quién sabe como acabará esto? … se comparan incluso posibles parejas en webs de afinidad sentimental… y en ese caso sacamos de la ecuación la variable precio, pero habrá cosas que sigan siendo imposibles de cuantificar y empresas como en la que presto servicios comerciales siempre tendrá unos valores añadidos que harán injusta cualquier comparación solo realizada por precio.

El consumidor ha de ser inteligente y saber donde comparar por precio y donde no, del mismo modo que detectar los bienes de consumo o servicios que no han de ser comparados a la ligera.

¿Pensáis como yo que se nos va de las manos el “efecto rastreator” ?

@SantiGonFe

Quizá también te apetezca leer

Los 3 motivos más importantes que están acabando con los agentes comerciales”

X-Files, clientes y otras especies en peligro de extinción

imagen: www.freedigitalphotos.net
Anuncios

Un comentario sobre “El “efecto Rastreator” (para lo malo y para lo bueno)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s